Domingo 24 de septiembre de 2017 NOTICIAS  |  VIDEOS


ARTÍCULOS REGRESAR PRINCIPAL

ESE HOMBRE
por Mike Richardson

Algo está sucediendo. Para mí la vida ha cambiado de tantas formas. Estoy más feliz de lo que jamás había estado. Tengo una paz interior y un gozo como nunca antes. No puedo imaginarme la vida mejor de lo que es hoy.

Predicar en la iglesia es con más poder de lo que nunca había experimentado. En ocasiones estoy de pie en el púlpito y literalmente tiemblo. El poder de convicción de Dios está en cada uno de nosotros. Muchas personas se han puesto de pie y públicamente han confesado sus pecados, tales como amargura, ira y soberbia, para después pedir a los hermanos que continúen orando por ellos. La iglesia está alcanzando como nunca antes.

Estamos buscando terrenos en ambos extremos de nuestro cañón para iniciar misiones. Dios ha visitado nuestra pequeña iglesia en gran manera. Ponerme de pie en el púlpito es algo que me produce temor.

Hace tres domingos publiqué nuestro sermón en la página de Facebook de El Hogar Educador. Hasta entonces teníamos 622 "me gusta". Ahorita la página tiene 3034 "me gusta".

En las últimas tres semanas, me han pedido que predique fuera de mi iglesia más veces que en los últimos tres años, sin considerar nuestras conferencias. Mi mayor preocupación al aceptar estas invitaciones es no tener mi casa terminada y sentir que necesita ser terminada. El viernes me pidieron que predicara el domingo en Saltillo. Estuve dudando porque en verdad necesito terminar en mi casa durante el sábado. Finalmente decidí aceptar.

El servicio en la iglesia fue muy impactante. Una mujer recibió a Cristo, pero muchos (quizá entre 25 y 30 personas, no las conté), estaban llorando, quebrantados delante de Dios, confesando amarguras profundas y otros pecados ocultos del corazón. Durante una parte muy seria del mensaje, estaba citando un versículo en Salmos 130:3-4 y señalé la presentación que llevaba en Power Point. Una fotografía de mi nieto, Edward, estaba en la diapositiva. Sin pensarlo, una gran sonrisa brotó de mi rostro, ése es mi nieto, Eddie. Su nombre significa "El guardián de la herencia". Todos rieron. Ese momento durante el mensaje hizo dos cosas. Le dió a la gente un momento de descanso mental, del trabajo profundo e importante que Dios estaba haciendo en sus corazones, y también les dió un momento para realmente absorber el mensaje que iban a escuchar. También le dió a este predicador un momento para dejar que su corazón y mente volaran con la profundidad, la plenitud del trabajo que Dios ha estado haciendo en mi propio corazón.

Después de la iglesia, estaba hablando con el pastor y él mencionó que tenía un nuevo miembro, quien era carpintero, y tenía 16 carpinteros trabajando para él, cosa muy inusual en México. Este hombre no estaba en la iglesia esa noche, pero su esposa sí. El pastor me dijo que le iba a llamar hoy y le iba a pedir que me cotizara para ayudarme a terminar de construir mi casa.

Cinco minutos más tarde, el hombre llamó al pastor. Su esposa había dejado algo en la iglesia y él quería ir a recogerlo. Hablamos anoche y él estaba en mi casa esta mañana a las 8:30. Me dió un precio muy justo. Uno de sus trabajadores estará aquí el 14 de diciembre para planear el trabajo a detalle. Después tres carpinteros y tres ayudantes estarán aquí el 2 de Junio para comenzar el trabajo. Si las cosas resultan como planeamos, tres semanas más tarde tendremos el 100% del trabajo de carpintería terminado. El mismo hombre tiene un equipo de pintores. Entonces una semana más tarde tendremos la pintura terminada.

Eso significa que faltarán pisos, terminar la instalación eléctrica y la plomería. La próxima semana cuando regrese de viaje de la casa de mi mamá, voy a poner en venta la camioneta de Pam. Si se vende rápido, usaré el dinero, junto con el dinero de la venta de mi camioneta, para terminar el piso, la plomería y electricidad.

Si la camioneta se vende rápido, la casa podría estar TERMINADA para Marzo o Abril.

Ya que esto nos dejaría sin un vehículo personal, Timothy dijo ¡que puedo usar su burro!
Hablando en serio, parece más razonable terminar la casa y después preocuparnos por un vehículo. Tengo planeado comprar una camioneta mexicana vieja, de unos 10 o 15mil pesos y usarla durante un tiempo, mientras ahorramos para comprar algo más.

Terminar la casa será un gran alivio y me dará aún más libertad de predicar y trabajar con mis hijos.

Regresando a las misiones a ambos extremos del valle, hay una propiedad que queremos comprar para una iglesia, pero no conocemos a los dueños. Anoche uno de los hombres en la iglesia, mencionó que él había visitado amigos en ese pueblito. Le mencioné que queríamos comenzar una misión allí y le conté sobre la propiedad. ¡La mamá del dueño es amiga suya! El lo va a contactar esta semana para ver si podemos adquirirla a un precio razonable.

Dios está trabajando en mi vida, la iglesia, y en México. El avivamiento está ocurriendo y hay un avivamiento aún mayor que está por venir. Lo siento donde quiera que voy. Este país está maduro y listo para la cosecha. Ahorita Dios está preparando los creyentes aquí para salir y hacer el trabajo. Creo que una parte importante de esta preparación tiene que ver conmigo. Dios ha quebrantado cada aspecto de mi corazón. Durante años he sido un hombre orgulloso, quien ha sido de poca utilidad real para el Reino. Dios me ha llevado hasta abajo para que pudiera ver el verdadero hombre interno. Sí, él me quebrantó, pero después usó los pedazos para formar un hombre diferente, uno que entendió que él no puede hacer nada bueno por sí mismo. Ahora soy un hombre que ha sido cernido y purificado, no perfecto, pero buscando a Dios en verdad en cada aspecto de mi vida. Cada pensamiento, cada acción, cada actitud, cada decisión ahora está siendo cernida por las palabras de 1 Corintios 13.

Debo admitir, el proceso ha sido duro, pero ahora estoy al otro lado, puedo decir que valió la pena, estoy cambiado, soy libre. Soy libre dentro de mi mismo y soy libre para servir a Dios con un corazón completo, esto es, con cada parte de mi ser, no solo con los sobrantes.

No sé que es lo que mañana, o la siguiente semana, o el próximo mes traerán, pero espero con gran expectación. Dios ha sido bueno conmigo. Veo que cada día nuestra relación es mejor y mejor. Mientras escribo esto, siento como si corazón quisiera explotar de alegría.

Las cosas son diferentes, muy diferentes. Parece que Dios es mejor de lo que jamás ha sido, pero ya que sé que Dios es el mismo ayer, hoy y siempre, la diferencia entonces debo ser yo.

En 2 Crónicas 16:9 dice "Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él"

Todo mi ser grita ¡Yo quiero ser ese hombre!¡Dios, ayúdame a ser ese hombre!